Saltar al contenido

Qué tipos y cómo elegir las brocas o mechas adecuadas para tu taladro

Qué tipos y cómo elegir las brocas o mechas adecuadas para tu taladro

A la hora de realizar arreglos, perforaciones o redecorar el hogar es necesario conocer algunas herramientas básicas y su funcionamiento. Si el objetivo es realizar agujeros o perforaciones en una pared o en algún material en particular, hay que conocer todo lo relacionado al taladro y a las brocas o mechas que vamos a necesitar para hacerlo.

¿Qué es una broca? Es el instrumento o herramienta de metal que se utiliza para hacer agujeros o perforaciones en distintos materiales. Estas mechas se pueden usar de forma rápida y sencilla mediante un taladro o un destornillador eléctrico.

Las brocas o mechas se emplean para arreglos o agujeros en materiales como metal, madera, plástico, paredes, vidrio, entre otros. Siempre hay que tener en cuenta que para cada uno de los materiales que necesitemos perforar existe una mecha especial y adecuada para eso.

Un error muy común entre los principiantes en este rubro es suponer que todas las brocas sirven para todos los materiales. No es lo mismo la mecha que se utiliza para penetrar en una pared que la que debemos utilizar para agujerear una superficie de plástico.

Como cada material posee características diferentes al resto, debemos asesorarnos por profesionales para que nos ayuden a escoger la mejor broca para nuestro trabajo. De lo contrario, se pueden dañar los espacios y superficies a trabajar e incluso, las brocas podrían quedar inutilizables.

Las brocas están compuestas por varias partes:

  • Vástago: es el mango o la cola de una broca. Se considera como la parte externa de la mecha.
  • Canales o flautas: son los hundimientos o ranuras que se extienden por el cuerpo de la mecha. Tienen como finalidad dar ángulos de inclinación. específicos, direccionar las virutas para no imposibilitar el trabajo, entre otras cosas.
  • Plano: es el espacio que se encuentre entre los canales y es el primero en desgastarse por las condiciones a las que está expuesto.
  • Núcleo: es el espacio o columna metálica que divide los canales.
  • Margen: también conocido como faja guía, es un sector de la broca que no posee filo y abarca todo el largo de los canales. Tiene como función guiar la mecha por el orificio y mantener el diámetro establecido.
  • Destalonado: se considera la parte final de la punta que contiene los filos, es decir, el ángulo formado por el talón y el espacio a trabajar.
  • Ángulo de la hélice: está compuesto por el borde de una hélice y el eje de la mecha.
  • Eje: se considera la línea que se encuentra en el centro de la broca y se prolonga por el núcleo, permaneciendo alineada con el diámetro.
  • Cincel: así se define al borde más afilado de la punta de la mecha. Se compone de la conjunción de las superficies que componen la punta de la broca.
  • Punta: es la superficie completa que se encuentra en el extremo de corte y está compuesta por los filos.
herramientas manuales

Como elegir una herramienta eléctrica

Escoger el taladro adecuado puede hacerte mucho más fácil los trabajos que realices en el hogar, e incluso en el taller, es por ello la importancia que tiene el poder conocer las diferentes opciones disponibles según el tipo de proyecto que desees realizar, y por supuesto los accesorios que necesitas para utilizarlos.

El taladro y como elegir el mejor para tu proyecto

Debemos intentar familiarizarnos con los diferentes tipos de mechas. Así, podemos diferenciarlas teniendo en cuenta el material que queremos perforar, la composición de las mismas, y la forma que tienen:

  • Brocas para madera: ya que se considera un material blando a perforar, hay que preferir las mechas que tengan una punta guía en el centro y que tengan como objetivo aumentar la precisión de nuestra perforación. Dentro de este tipo pueden diferenciarse: brocas o mechas planas o de pala; brocas largas; o brocas de tres puntas.
  • Brocas para metal (HSS): si bien están elaboradas con acero, varían en su dureza y calidad ya que dependen de la composición de elementos que se hayan usado para la aleación. Dentro de las mechas de metal podemos encontrar: laminadas, rectificadas, de titanio rectificadas y de cobalto rectificadas.
  • Brocas para mampostería o paredes: la mayoría de ellas cuentan con una placa de metal en punta que hace que sea más gruesa en un extremo y tenga un espiral sin filo. La finalidad de esta broca es romper el material en lugar de cortarlo. Siguiendo esto, podemos deducir que son ideales para materiales como paredes, no así para plásticos o maderas. Dentro de este tipo de brocas podemos encontrar: laminadas con placas de carburo de tungsteno y fresadas con placas de carburo de alto rendimiento.
  • Brocas para otros materiales como vidrio, plástico o cerámica: si bien pueden utilizarse para perforar una amplia cantidad de materiales, trabajan con corte y no con percusión. Este tipo de mechas cuentan con perfiles afilados que posibilitan utilizarse también con porcelana, por ejemplo. Son las preferidas para trabajar con taladros de tipo inalámbricos.

Cabe resaltar que este tipo de instrumentos (taladros y brocas) deben utilizarse por personas que tomen todas las precauciones previas a realizar cualquier tarea de reparación o decoración.

En este sentido, como ya dijimos, es muy importante que las brocas sean las específicas para el material que tenemos que perforar. Por ejemplo, las brocas de metal no sirven para superficies blandas como madera o plástico; y a la inversa tampoco podemos hacerlo: las mechas para madera podrían resultar dañadas si las utilizamos para materiales duros como metal o mampostería.

Entre otras medidas que debemos tener en cuenta proteger nuestra vista con los elementos adecuados, como gafas especiales para perforación. Esto evitará que las virutas o materiales que se desprendan al momento de la perforación puedan afectar nuestra vista o nuestros ojos.

La mala elección de una broca para un material a perforar también puede tener consecuencias en nuestro taladro: nunca debemos forzar la máquina ya que podría dañarse y quedar inútil.

Al momento de realizar la perforación debemos tener una pieza firme, de lo contrario cuando el taladro se encienda puede pasar que comience a girar con un efecto “tornillo” poniendo en riesgo las manos de quien realiza el trabajo.

Otra recomendación es que al momento de cambiar la broca que necesitamos para trabajar el taladro se encuentre apagado o desenchufado para evitar problemas.