Saltar al contenido

Cómo elegir la mejor cerradura

, algunas recomendaciones en torno a esto tienen que ver con que funcionen a la perfección tanto cerradura como puerta.

Si hablamos de cerraduras nos referimos directamente a la puerta de entrada a nuestra intimidad (si se trata de nuestro hogar) o a nuestro trabajo (si se trata de nuestra oficina o espacio laboral).

Por eso, siempre es necesario tomar los recaudos necesarios para poder cuidar de las cosas que nos importan y necesitamos preservar.

La cerradura de una puerta es el instrumento mediante el cual se abre o cierra con llave o tarjeta una puerta o un mueble. Adquirir una cerradura de buena calidad es, sin dudas, una inversión en privacidad y -sobre todo- en seguridad para tu vida.

Generalmente las cerraduras funcionan con llaves de metal. Actualmente, también podemos encontrar algunas que utilizan dispositivos que trabajan con huellas digitales, códigos numéricos/alfabéticos o alarmas.
Elegir una correcta cerradura es importante ya que es la primera barrera en ser forzada al intentar ingresar a una vivienda o a un lugar privado.

Generalmente las cerraduras funcionan con llaves de metal. Actualmente, también podemos encontrar algunas que utilizan dispositivos que trabajan con huellas digitales, códigos numéricos/alfabéticos o alarmas.

Por eso, necesitamos tener en cuenta tres factores para elegir la mejor cerradura:

  • intentar que sea lo más resistente posible, es decir, que sea de la mejor calidad del mercado;
  • resistir los ataques violentos que puedan ocasionarse sobre la puerta;
  • lograr que el enclavamiento del cerrojo sea efectivo.
  • Más allá de la calidad de la cerradura hay que tener en cuenta la puerta en la que se inserte la cerradura en cuestión.
  • En ese sentido, las puertas que hay en el mercado están relacionadas con la seguridad que ofrecen a la hora de proteger la vivienda o local comercial.
  • Podemos encontrar puertas de los siguientes tipos:
  • huecas: son demasiado blandas y no se consideran muy seguras (aunque tengan una cerradura de calidad);
  • blindadas: son puertas que cuentan con dos hojas de madera y una plancha de acero en su interior, lo que hace fácil forzarlas por el marco de madera que poseen;
  • acorazadas: cuentan con marcos envueltos de acero y resultan muy eficientes a la hora de proteger el lugar;
  • de seguridad: combinadas con cerraduras de buena calidad, resultan las puertas más idóneas a la hora de elegir seguridad y privacidad.

Otro punto a tener en cuenta son las cerraduras invisibles. Son un fenómeno muy actual pero se posicionan como una opción ideal a la hora de evitar robos e ingresos desafortunados y no autorizados a una vivienda, hogar o local comercial.

Así, pudiendo manejarlas desde el interior, sin estar visiblemente al alcance de quienes intenten ingresar, se consideran una gran elección a la hora de intentar proteger a la familia o las pertenencias de quien vive o trabaja allí.
Siguiendo con el objetivo de conseguir que las puertas y cerraduras garanticen seguridad y privacidad, hay que considerar de suma importancia el mantenimiento de ambas.

Por eso, es necesario contar con revisiones y chequeos por parte de profesionales a nuestros elementos (ya sea puertas, cerraduras o llaves) para controlar y asegurarnos de que todos los productos se encuentran en las mejores condiciones para funcionar correctamente.
Así, algunas recomendaciones en torno a esto tienen que ver con que funcionen a la perfección tanto cerradura como puerta.

Además, hay que cuidar los movimientos que se realizan y el tratamiento que se le da: no hay que ser bruscos y hay que tratar cuidadosamente los elementos.

La necesidad de ir renovando las cerraduras de nuestra vivienda o de nuestro inmueble se considera de gran importancia. Además, existen muchos tipos de cerraduras que van a depender de la seguridad que estemos buscando, el precio, la calidad y resistencia de los materiales, entre otras.

Hay que tener en cuenta que la mayoría de nosotros cuenta con cerraduras tradicionales que tienen sistemas muy sencillos de funcionamiento, lo que hace que los ladrones o personas que no están autorizadas a ingresar a un inmueble puedan hacerlo con facilidad. Por eso, necesitamos que nuestras cerraduras sean de seguridad y que estén construidas con sistemas más complejos, evitando así que cualquier intento por abrirla fracase.

Si nuestro presupuesto no es lo suficientemente alto como para acceder a las mejores cerraduras del mercado, podemos intentar buscar soluciones más económicas. Por ejemplo, reforzar una puerta mediante la instalación de una mayor cantidad de cerrojos.

Generalmente las cerraduras funcionan con llaves de metal. Actualmente, también podemos encontrar algunas que utilizan dispositivos que trabajan con huellas digitales, códigos numéricos/alfabéticos o alarmas.

Actualmente existen cerrojos de muchos tipos y estéticas que se adaptan a los diferentes tipos de puertas y a la decoración de cada inmueble. Así, no dañarán el aspecto de tu puerta y evitarán así que tus pertenencias y familia queden expuestos.

Siempre hay que tener en cuenta que tanto la instalación como el mantenimiento o arreglo de las cerraduras deben estar en manos de profesionales cerrajeros que sean entendidos en la materia, para evitar pérdidas económicas colocando mal una cerradura o eligiendo (sin conocimientos) una cerradura de mala calidad.

Así, un cerrajero o especialista en seguridad puede aconsejarnos y guiarnos en la elección de una cerradura, puerta o sistema electrónico que se adapte a nuestras necesidades.

Los cerrojos o cerraduras no solamente pueden colocarse en puertas: también podemos utilizarlos para proteger ventanas o habitaciones que contengan nuestras pertenencias más preciadas.